COMO MODIFICAR UN SUJETADOR

image

Sponsored links

Modificar un sujetador es una necesidad a que se puede hacer frente con una pizca de creatividad y con mucha fantasía. Por ejemplo, si se quiere vestir un vestido elegante que deja destapada la espalda y no se tiene la posibilidad de usar un sujetador sin tirantes, se puede modificar a uno tradicional, sencillamente eliminando el aro y la faja posterior. Todo es mucho más simple de lo que se pueda imaginar.

En primer lugar, es necesario tener lo necesario: nada inasequible, ya que sólo se necesitan unos broches y un par de tijeras. Ante todo, hay que cortar a la base los tirantes, para luego remover el encaje – si hay – que sale fuera de las copas.

El tirante, a este punto, tiene que ser apuntado al lado inferior de la copa con un broche y el mismo procedimiento hay que repetirlo con la otra copa. Ahora es necesario ponerse el sujetador para confirmar que sea de la medida adecuada. Si, después de haberlo probado, vemos que la talla es justa, se puede proceder a coser el tirante. Y aquí está, el sujetador sin tirantes que no es un sujetador sin tirantes, está listo, y puede ser puesto cada vez que se quiera y en todos los casos en que se tenga la necesidad de dejar destapada la espalda.

Otro truco que se puede adoptar para modificar el sujetador, en cambio, es lo que preve de añadir una faja, para mejorar su caída y para conseguir la talla más apta a las formas de cada una. Para añadir una faja, el primer paso a seguir consiste en cortar la faja misma de manera tal que resulte más elástica en horizontal. Para las medidas, por un pecho de la circunferencia incluida entre los 70 y los 100 centímetros hay necesidad de una faja de 51 x 22 centímetros, mientras que para un pecho de la circunferencia de hasta 117 centímetros hay necesidad de una faja de 56 x 28 centímetros. Hace falta cortar una tira de tejido elástico que tiene que ser más corta con respecto al ancho de la faja de 5 centímetros; sucesivamente, es indispensable señalar el centro sobre el elástico, sobre la faja misma y sobre la parte anterior del sujetador.

image

Las copas del sujetador tienen que ser apuntadas sobre el reverso de la faja al lado del punto que ha sido señalado cómo el centro, manteniendo los bordes en proximidad del lado superior de la faja. Ahora hay necesidad de una máquina que coser para hacer el punto zig-zag: es esencial, de hecho, coser las copas con la faja.

Luego se tiene que dar la vuelta a la faja, mientras que la parte que queda dentro del ziz-zag debe ser encajada alrededor de las copas. La costura a zig-zag es necesaria también para el elástico sobre la parte recta de la faja. Es evidente que las señales del centro tienen que encajar con los bordes laterales, manteniendo el elástico en tensión, con el lado del elástico revestido que tiene que quedar contra la faja. Ahora el sujetador está listo: la faja ha sido añadida. Como se puede notar, por lo tanto, son diferentes los procedimientos a que se puede recurrir para modificar un sujetador, también según las exigencias que se tienen que satisfacer y del resultado que se quiere alcanzar.

Qué se trate de dar vida a un sujetador sin tirantes que permita de dejar estéticamente la espalda desnuda en el modo más agradable o de recurrir a una faja suplementaria, es importante tener cierta familiaridad con tijeras y alfileres: claramente, si se quiere mejorar la manualidad se puede decidir experimentar una primera vez con un sujetador barato, a lo mejor viejo y no más utilizable, para luego arriesgarse con el sujetador “verdadero”, lo que tiene que ser efectivamente modificado y “puesto al día” para favorecer las preferencias de uno.

Page 1 de 1
Loading...

About Redacción

Redacción
Licenciada en literatura, apasionada y curiosa. Ha vivido en tres países diferentes, le encanta escribir y viajar.