DIME CÓMO CIERRAS EL PUÑO Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

image

Sponsored links

¿Habrías imaginado nunca que tu personalidad pudiera ser interpretada sencillamente mirando el modo en que cierras el puño? Asi es: observando el puño de las personas es posible entender algo  más a propósito de su carácter. Hay quién, en cerrar la mano, pone el pulgar bajo los otros dedos y quién en cambio le deja encima: ahora bien, de este detalle que sólo en apariencia tiene poca importancia se puede comprender mucho de un hombre o de una mujer. Por ejemplo, los que tienen el pulgar bajo el índice, el mediano y el anular son personas atentas y decididamente disponibles, siempre listos a ayudar a las otras personas: individuos que no se hacen problemas en echar una mano a quien se encuentra en una situación de dificultad. No sólo: los que cierran el puño de este modo hacen de la creatividad un punto de fuerza y además tienen la capacidad de ser excelentes comunicadores.

No desdeñan hacerse guiar, en los comportamientos y en las acciones, por las emociones, pero al mismo tiempo son prácticos y concretos. Es más, quieren concentrarse en las bellezas de la vida, son apasionados de arte y prefieren la tranquilidad en cualquier contexto, tambien en las historias de amor. Este, obviamente, es solo uno de los ejemplos: leyendo las próximas lineas, tendrás la posibilidad de descubrir que a cada puño corresponde una personalidad bien precisa e identificable. A  ese punto no te quedará otra que cerrar la mano y averiguar si la descripción corresponde a la verdad: podrías ser sorprendido por el resultado. He aquí, por lo tanto, cuales son los rasgos de la personalidad de quien hace el puño dejando el pulgar sobre los otros dedos, de quien hace el puño dejando el pulgar bajo las otras de los otros dedos y de quién hace el puño poniendo el pulgar entre los otros dedos.

image

1. Si cierras el puño dejando el pulgar sobre el índice, eres un real soñador: tu personalidad es la de quien se deja ir sin demasiados problemas a la imaginación. Además, sólo te sientes al seguro cuando decides protegerte y no necesitas el soporte de las otras personas. Eso no quiere decir, en todo caso, que tus relaciones sociales sean complicadas o poco satisfactorios: más bien, en las relaciones con los demás siempre te muestras disponible y cordial, al punto que puede suceder a veces que alguien decida aprovechar esta cordialidad hasta excesiva. Para lo que concierne las relaciones de pareja y el amor, tienes problemas en manifestar tus sentimientos y en hacer conocer tus sensaciones, pero podrías dejarte estos problemas atrás intentando ser más extrovertido y libre. En fin, podrías ser definido un entusiasta, una persona curiosa y temeraria al mismo tiempo.

Page 1 de 2
Loading...

About Redacción

Redacción
Licenciada en literatura, apasionada y curiosa. Ha vivido en tres países diferentes, le encanta escribir y viajar.