ESTO ES LO QUE PASA AL COMER UN PUÑADO DE CACAJUETES AL DÍA: ¡PRUÉBALO!

Hoy en día todos – especialmente las mujeres – estamos obsesionados por los kilos de más. Una alimentación saludable y ejercicio regular ayudan al cuerpo a quemar el exceso de grasa, la principal causa de enfermedades peligrosas para la salud como el colesterol alto, la diabetes y la obesidad. A menudo, la tarea parece difícil, especialmente en relación con los hábitos individuales y ciertas limitaciones que la rutina requiere. El elixir de la pérdida de peso no existe, sin embargo, unos trucos parecen viables y, aunque no se trate de milagros, pueden funcionar si se aplican con disciplina y dedicación, junto con el amor propio.

1) Pedir un entrante. A menudo pasa que, sentados en la mesa de un restaurante, esperando el primer plato, matamos el tiempo comiendo pan o picos. Esta tendencia no ayuda a la dieta, por lo que hay que evitarla prefiriendo un buen entrante ligero, posiblemente basado en verduras o embutidos bajos en grasas como la cecina.

Sponsored links
2) Comer cacahuetes. Para matar el gusano, una merienda con un puñado de cacahuetes ayuda a llenar el vacío. Este alimento posea pocas calorías, pero su uso prudente se considera óptimo para quemar grasa en poco tiempo. Comer un puñado cada día equivalente a eliminar el hambre, gracias a la sensación de saciedad que este súper alimento es capaz de dar. El ARTÍCULO SIGUE CON OTROS 5 TRUCOS >>>

3) Evaluar el estado de ánimo. Estado de ánimo y condición física influyen en la elección de alimentos, influyendo en la cantidad de lo que se introduce en el cuerpo. Enfermedades temporales, como la ansiedad, el miedo y la tristeza se compensan con frecuencia con el consumo compulsivo de alimentos ampliamente grasos y deletéreos. Comer no es el único consuelo, entonces tenemos que tomar medidas “sociales” para distraernos: una charla con amigos, una caminata o un simple hobby hacen mucho, y no nos ruinan físicamente.

4) Comprar porciones pequeñas. El refugio en el exceso no es una solución a las carencias cotidianas, y tampoco lo es la comida de la calle, que a menudo coincide con la comida basura. El capricho es legítimo, pero acumular veneno es peor que tomarlo poco a poco: si no podemos renunciar a él, por lo menos tratamos de limitarlo con porciones pequeñas para evitar cualquier tipo de exageración.

Page 1 de 3
Loading...

About Redacción

Redacción
Licenciada en literatura, apasionada y curiosa. Ha vivido en tres países diferentes, le encanta escribir y viajar.