LOS COCHES SE CONVIERTEN EN OBRAS DE ARTE

decorazione-ghiaccio-auto

Sponsored links

El invierno es capaz de convertir los coches en obras de arte. ¿Cómo? Simplemente gracias a los cristales de hielo que, debido a la caída de las temperaturas, se forman en diferentes partes de los coches, de los espejos a las llantas, de la puerta al parabrisas, de los faros a los guardabarros. Los días más fríos, de hecho, molestan la circulación por las heladas, especialmente hacen que sea imposible abrir la puerta por el hielo cristalizado, pero al mismo tiempo crean obras de arte completamente naturales capaces de asombrar y cortar el aliento por su belleza y por su aspecto literalmente excepcional, es decir, fuera de lo común. Son, en definitiva, los aspectos más mágicos de la temporada de invierno, los más singulares e inimitables, probablemente imposibles de copiar por cualquier artista.

Y entonces tenemos sólo que esperar los últimos días de enero, que se dice sean los más fríos del año, para poder admirar excelentes creaciones glaciales. Despertarse por la mañana con el coche cubierto por la nieve o el hielo, por lo tanto, puede ser más hermoso si el frío crea formas, decoraciones o adornos extraordinarios. También el frío tiene su encanto, incluso para los amantes del verano y para los que no pueden renunciar al mar, a las playas y al sol. El secreto es mirar el paisaje que nos rodea con los ojos adecuados, tratando de capturar la poesía de un cristal o de una formación de nieve que se deposita en un Panda, un Clio o un Fiesta (VAMOS A VER LAS FOTOS A PÁGINA 2).

Page 1 de 3
Loading...

About Redacción

Redacción
Licenciada en literatura, apasionada y curiosa. Ha vivido en tres países diferentes, le encanta escribir y viajar.